viernes, 23 de agosto de 2013

Todo el color negro del mundo en un corazón inocente.

Susurros que matan,
miradas que hieren y corazones latiendo,
doloridos, 
damnificados por el impecable aroma del olvido.
Y ese beso que rompió fronteras y desató el odio del mundo. 
Todo el color negro existente dormido en un corazón inocente.

La desintegración más limpia del cuerpo más puro.
El aullido ensordecedor de las alegrías moribundas.
El constante querer y no poder de los frustrados,
de los poetas, 
de los enamorados, 
...
de los humanos.

Escribir para no morir de pena.
Llorar por no querer bailar más.
Los vestidos de seda desgarrados, 
las sábanas sucias del sudor de un verano,
de un verano ya llegado a su fin.

Sufrir el cansancio de la felicidad.
Echar de menos la tristeza.
Regresar al lugar del crimen, 
y ver tu cuerpo sin vida en el suelo.
(Cosas que, aunque grises, te mantienen con vida)

Quizás ya no queden más noches, 
más camas en las que revolcarse, 
más daño que causar a la paz.

Quizás ya no le queden más velas blancas a Teseo,
ni más suicidios a Egeo.

Quizás no haya ya más guerras que firmar,
más pactos de los que arrepentirse, 
más drogas con las que buscar el camino.

No.
No hay más velas blancas para Teseo, 
ni más acantilados para Egeo.



2 comentarios:

The Gossip Eye dijo...

Qué pena que no haya una casilla de "me gusta mucho", porque la habría marcado seguro!

Me ha gustado mucho, mucho, mucho.
Has rimado los versos de una manera poco corriente en un poema escrito de esa manera y eso me ha encantado.

Además la historia está genial.
Me la he imaginado como una película, con un baile de instituto de por medio, un asesinato y mucho amor <3

Genial Elise!

muaaak.

Simplemente Yo dijo...

¡Hola! :)
Una vez más me dejas sin palabras. A veces el hundirnos en la oscuridad es nuestro único modo de sobrevivir, a pesar de que luego sea muy difícil abandonarla. No se mucho sobre poesía (es mi asignatura pendiente), pero sinceramente creo que vales para ello.
Besos,
Pensamientos de Adolescencia