martes, 22 de mayo de 2012

La poesía nace en los supermercados.

Tú insistes en huir, en decir que se ha quedado todo en Madrid. En una callejuela poco transitada donde sólo las ratas podían respirar. Insistes en volver, en dejarlo todo atrás y regresar, en compartir cama en un hostal y en ver a la Luna bailar. Insistes en despegar los pies del suelo y en sentir que jamás de los jamases recordarás la sonrisa cálida de la mañana regalándote una taza de café caliente, sin leche, solo, como tú.
Yo insisto en vivir, sin más. En vivir una vida de lo más normal. Escaparme de vez en cuando de casa aún teniendo que estudiar y perderme en una biblioteca en la que todo me recuerda que tengo un sueño que cumplir. Insisto en perder de nuevo ese autobús que cada vez pasa más pronto o simplemente sea, que quizás ya no madrugo tanto como antes. O simplemente sea que ya no tengo por quién madrugar.
Pero sigues diciendo que necesitas respirar, que te ahogas en una ciudad tan pequeña como esta, que necesitas volver a Madrid, volver a coger el metro, y perderte, y equivocarte de línea, y llamarme desesperado a la vez que ríes, y decirme que has visto a Amélie corriendo con un gnomo de jardín entre los brazos. Dices que necesitas oír mi voz tranquila diciéndote que no pasa nada, que seguro que a Amélie le irá bien.
Y aunque sé que te empiezas a cansar, yo te digo que me ahogo sin este mar. Que no puedo vivir sin sentir que a escasos metros de aquí se encuentra la gente que más quiero, que no puedo vivir sin correr para alcanzar ese autobús y, que aunque te parezca de locos, yo fui feliz aquí.
Y sin más sigues diciendo que aquí ya no hay magia, que la poesía se quedó en Madrid, en un bar donde señores con boina se sentaban y escribían, y bebían, y lloraban, y morían, y nacían. Sigues diciendo que aquí ya no hay más que carteles de "Se busca...", que son las únicas palabras que lees al mirar las paredes y los muros. Y no paras de decir que si huyera contigo a Madrid, leería poesía hasta en los ojos de la gente al pasar.
Pero yo sigo diciendo que la poesía nace en los supermercados, en las colas de las cajas de máximo diez productos, en la mirada perdida de una señora que no encuentra el detergente, en la sección de higiene con el aroma a champú, geles y desodorante y en la sección de chocolates con cajas de bombones en forma de corazón. Sigo insistiendo que para mí la poesía no es una gran ciudad, un bonito bosque, una espléndida explanada llena de flores. Para mí la poesía es huir, sí, pero huir a un supermercado donde esa señora mayor sigue sin encontrar el detergente. Huir y coger un tren, y perderme en las palabras del periódico que lee el señor de traje a mi lado. Huir y regresar, y mirar por la ventana, y llorar, y volver a huir. 
Y eso, eso sí es poesía, magia.



10 comentarios:

María Hojas De Papel dijo...

Genial, como siempre *.* ¿Las fotos del gnomo son de la película de Amelie, no? ¿A qué he escrito mal Amelie? xD Esa peli es muy original, la hemos visto este curso en francés ^^
¡Un besito!
PD:A ver cuando puedo participar en tu concurso que empiezo a tener muchos exámenes D:

B218 dijo...

Por lo que veo, la poesía está en la mente de quien mira: en la tuya en este caso.
Esperando al próximo escrito quedo.

Cilla dijo...

Cada entrada me gusta más, y siempre me quedo con ganas de más, escribes tan bien..

http://leyendasveladas.blogspot.com.es/

Vampii's rules dijo...

Ahora sí que es verdad que morí de amor. Veo que Amélie te influyó casi tanto como a mí; no me extraña, es preciosa. Me gusta tu forma de ver la poesía, nunca la pierdas.

†Antüan† dijo...

Simplemente cierto...

I <3 u :D

Lausaver dijo...

Amelie *___* me encanto esa película de verdad.
También me sigue gustando tu manera de escribir, hay otros que acaban aburriendo, pero tú sabes como mantener a tus seguidores!
Y sigue así, espero que encuentres la inspiración en cualquier detalle, en un supermercado, o en la farmacia.
Gracias por hacer esta entrada.

Elise dijo...

Gracias a todos. La película de Amélie inspiró un poco esto. Y sí, María, la última foto es de la película. Yo también la vi en francés ^^

Un beso y gracias por pasaros.

Walking Disaster. dijo...

Me encantó la película Amelie, y este texto también ^^

The Gossip Eye dijo...

Será posible?! No te comenté en esta entrada, ya me vale ¬¬

Me ha encantado, y creo que tiene mucho que ver que nombres a Amelie, porque la adoro! ^ ^

Esta vez la frase con la que me quedo es:

...leería poesía hasta en los ojos de la gente al pasar...

Un texto simplemente MARAVILLOSO, en serio.

Quiero un libro tuyo, ¡¡YA!!
Y con un CD acompañándolo con las canciones del blog, jaja.

m u a a a k

Elise dijo...

¡Muchas gracias por pasaros y comentar!! <33