lunes, 11 de junio de 2012

Volvían los '80 en pleno 2012 mientras comíamos comida china.

Yo no quería llevarte conmigo a mi suicidio interno, a mi etapa final, pero quisiste venir. No me eches la culpa si todo lo que hice o dije hasta ahora te hizo daño y tampoco si rompí tu optimismo con lágrimas sin causa. Ya deberías saber cómo me comporto en estas situaciones en las que hay tanta presión detrás. Nunca suele ser agradable dormir a mi lado cuando tengo miles de cosas pendientes. (Es curioso, escribir me alivia y yo siempre pensé que lo que debía hacer era hablarte, tocarte, sentirte o besarte y ya ves, lo único que necesito para sentirme mejor es escribir.)  Tampoco es que tú estuvieras mucho tiempo a mi lado, más bien huías de mí cuando fruncía el entrecejo. Yo lo sabía, pero no quería que se notara y sonreía sin ganas para que te acercaras de nuevo. 
El caso es que en este suicido interior pensé en muchas cosas, como, por ejemplo, en aquella noche que jamás existió. Sí, hacía tiempo que quería una noche así, pero no sabía con quién quería pasarla. No, no era contigo  ya que ni siquiera tango claro a quién estoy escribiendo ahora. 
De todos modos, la noche hubiera sido magnífica. Estaríamos en el salón, ambos vestidos de negro y a través del equipo de música sonaría The Cure, un álbum cualquiera. ¿Acaso importa? Todos son perfectos. En la mesa del centro habría varios platos de comida china y una botella de Coca-Cola. Tú estarías al lado mío en el sofá, con los pies encima del cojín mientras tatareabas las canciones con total naturalidad. Yo observaría tu rostro pálido y tus ojos oscuros y quizás, sonriera, no lo sé. 
Después de cenar, me besarías y tus labios sabrían a arroz tres delicias y a salsa agridulce. Y dejaría de sonar The Cure, y empezaría The Human League, y nosotros bailaríamos durante toda la noche, y nos dormiríamos en el sofá a las siete de la mañana, y todo el salón olería a comida, y tú soñarías conmigo, y yo soñaría contigo y ya está. Y yo sería feliz, así sin más.

Pero es una lástima que ahora me encuentre al borde de una gran angustia y empiece mi suicidio interior a la vez que tú cierras los ojos.

But I won't try to bring you down about my suicide,
If you promise not to sing about the reasons why.


4 comentarios:

The Gossip Eye dijo...

La verdad es que la noche que describes si parece una noche perfecta junto a la persona a la que quieres.

Me encanta cómo has descrito la escena, me la he imaginado como una peli! jaja.

Y la canción de The Cure... ♥ ♥ ♥
Gran descubrimiento ;)

muaaak.

Lausaver dijo...

Gracias, como siempre, de verdad, todo lo que trasmite, ya sea triste o alegre, llega de alguna manera u otra.

Someone to hear your prayers, someone who cares. dijo...

Siento la ausencia, pero al volver he visto que tu genialidad sigue impasible, no esperaba menos.

Curiosa escena, o tal vez perfecta, sencilamente perfecta.

Espero que se cumpla, algún día.

Big Hug, Elise,I allwys remember you.

Walking Disaster. dijo...

Un texto extraño, transmite alegría y a la vez nostalgia. Parece una noche preciosa, pero al no tener claro a quien escribes deja una extraña sensación.