miércoles, 8 de febrero de 2012

¡Felicidades! 9 de Febrero, un día especial.

Yo no recuerdo el primer día, el día en el que todo empezó. Creo que tú tampoco.
Éramos tan jóvenes y alegres, tan pequeñas y a la vez tan mayores. Todo era tan fantástico y bonito, las risas nacían de nuestras gargantas como cascadas de agua en Abril. Tan inocentes e ingenuas.
Poco a poco hemos ido creciendo y aprendiendo. No siempre ha sido divertido, pero sí ha sido maravilloso.
Pero es que todo a tu lado es maravilloso.
Ahora recuerdo cada momento vivido a tu lado y se me empañan los ojos de lágrimas al revivir con la memoria todo lo que quedó atrás, enterrado entre paseos a Begoña, camisetas de grupos y conversaciones eternas.
Tardes enteras colgadas al teléfono hablando de tonterías y llorando por estupideces.
¿Recuerdas aquel verano tan bonito para ti y tan triste para mí? Tardes de sábados soleados encerradas en casa hablando la una con la otra de un futuro que ahora es un presente.
Aquellos días en los que no importaba nada salvo esas pequeñas cosas que nos hacían sonreír, tardes entre trabajos de Biología y patatas fritas. Tardes de risas sin sentido y malhumor contenido.
Frías tardes en la parada de un autobús al borde de las lágrimas.
Estoy segura de que recuerdas todo esto, estoy segura de que no se te ha olvidado ni un sólo momento de todos los que vivimos. Ni un sólo abrazo ni una sola tontería.
Quiero creer que jamás olvidarás las clases de Plástica en las que pasábamos horas sin hacer nada y aquellos recreos en un corro de gente donde éramos extrañas.
¿Y cómo se me iban a olvidar aquellas Romerías de Mayo? Sentadas en el césped hablábamos de amoríos imposibles y absurdos. Bonitos y pasados.
Estoy segura de que se me olvidan muchas más cosas, muchas más experiencias a tu lado. Muchas tardes en los cines y muchos paseos por Gijón.
Estoy segura de que a ti no se te han olvidado.
Y ahora que ya cumples 16 años ¡16 años! quiero decirte que para mí siempre serás la misma de siempre, que para mí tú significas una vida entera.
Aún nos quedan muchos paseos y muchas locuras, muchas tardes y muchos cotilleos por compartir.
Y yo quiero seguir a tu lado.
Quizás ya no nos veamos diariamente, quizás nuestras miradas y nuestras palabras no se entrecrucen con tanta frecuencia, pero la distancia no puede hacer nada contra todo lo que nos queda por hacer juntas.
Nadie puede impedir que esto siga creciendo, porque nuestro pasado ha creado lazos muy fuertes.
Y, aunque nos quede mucho por vivir, para mí siempre serás tú.
Simplemente tú, la bonita chica de ojos cálidos y piel morena. La chica que me ha aguantado a pesar de lo insoportable que soy. La chica que siempre está ahí.


Sé que te lo digo poco, ya sabes que soy torpe con las palabras, pero gracias por todo. Te quiero.




¡Felicidades!





2 comentarios:

The Gossip Eye dijo...

Aysh... qué bonito tía!
Tu amiga debe estar encantada de leer algo así :)

Muchas cosas me suenan de vivirlas muy de cerca también con mi mejor amiga.
Es que quién mejor que una buena amiga para llorar, reír, cotillear, hablar como cotorras y reírse sin parar?! Nadie.

Que esa amistad siga muchos muchos muchos años, que las cosas asi de bonitas no deben acabar nunca ^^

m u a a a k

Elise dijo...

¡Gracias! :D

Sí, la verdad es que sí. ¿Qué haríamos sin mejores amigas? ;D

Un beso, y sí yo también espero que dure muchos años <3