martes, 20 de marzo de 2012

Cartas jamás enviadas (XVIII)

                                                                               El primer día de primavera del 2012.
Amado desconocido:
Ya se ha derretido el invierno, ya ha florecido la primavera. Se huele en el ambiente. El olor floral, las sonrisas mojadas por la lluvia y las bufandas que asfixian de calor son dulces melodías que nos recuerdan o más bien nos hacen olvidar al frío invierno al que pudimos sobrevivir con más de una lágrima edulcorada con azúcares y el chocolate de tu mirada.
Hoy me he levantado con ganas de ti, pero no es raro, ni especial, ni siquiera curioso. Hoy me he levantado con ganas de ti, con ganas de verte y oírte, de sentirte y de añorarte, de desearte y de besarte, pero no es extraño.
Lo que sí es extraño, lo que es más que raro es que se me haya concedido ese pequeño gran deseo. Lo que es raro es que por fin te haya visto, con sólo el simple hecho de haberlo deseado.
Es tan maravilloso, tan glorioso el hecho de poder observarte en la distancia sin miedo a ser descubierta, es tan hermoso contemplar tu mirada achocolatada de nuevo como la primera vez.
Es tan luminoso, tan radiante, tan perfectamente fantástico, tan bailable, tan suave, tan tierno, tan alegre, tan colorido, tan sólido y tan líquido el deseo de seguir adelante, de avanzar más aún hacia ti.
Quizás ya no haya tiempo, quizás todas las oportunidades se hayan perdido con el corte de tu cabello. 
Quizás no merezca la pena, quizás sea mejor esperar y olvidarte. Quizás eres imposible, quizás eres un jamás negro y oscuro. Pero no puedo rendirme, no de nuevo cuando una primavera nueva llega, cuando nuestra segunda primavera asoma sus pétalos por las hojas del calendario y trae su aroma a esperanza y jazmín.
Comprende que no pueda, que no deba rendirme cuando mi corazón grita desesperado en busca de una  nueva oportunidad.
Comprende que sea imposible olvidar tu persona, comprende mi locura de aspirante a soñadora sin nube.

Con sonrisas, esperanza, ilusión y demás cosas bonitas,
La chica de ojos verdes.

P.D: Me comprometo a luchar. No sé si por ti o por mí, dejémoslo en que lucharé por los dos, por un contigo compuesto de ti y de mí.

Paradise-Coldplay Siempre merece la pena luchar y escapar, siempre.

9 comentarios:

María Hojas De Papel dijo...

Precioso *-* y esa canción me encanta. :D Jo, es que lo tuyo si que es talento :D
¡Un besazo y sigue escribiendo así!

Elise dijo...

¡Muchas gracias! :D
A ti <3

Lausaver dijo...

Como siempre perfecto, cada palabra me recuerda a lo que significa, y lo asocio con lo que es y de verdad que puff lo siento.
Me encanta: Aspirante a soñadora sin nube.
Así me siento…
Gracias por escribir así, y que las fuerzas nunca se agoten.

Vampii's rules dijo...

Y una vez más, me has vuelto a dejar alucinada. No tengo palabras, me ha llegado demasiado. Simplemente: perfecta <3

Elise dijo...

Muchas gracias, gracias de corazón :D

<33

†Antüan† dijo...

Me siento tan identificada, tan mal, porque yo ya no tengo esperansa, pero lo amo siempre.
A Ti Hombre: te extraño, extraño tus ojos y tus chistes, a ti completo.

Gracias por ser tan bella Elise

Elise dijo...

Gracias a ti Antüan, GRACIAS<3

Un beso enorme y mantén la esperanza, la que se guarda al fondo de todo sentimiento : )

Lilii dijo...

"When she was just a girl
She expected the world
But it flew away from her reach
So she ran away in her sleep
And dreamed of para-para-paradise
Para-para-paradise
Para-para-paradise
Every time she closed her eyes"
Una de mis preferidas :D
Esta carta ha tenido algo especial, o quizá sea el hecho de que hace tiempo que no paseaba por este lugar lleno de historias fantásticas y únicas, pero sobre todo reales, de tal manera que puedes sentirlo en tu piel, recordar el dolor y seguir leyendo porque es demasiado perfecto como para parar :)

Elise dijo...

Es una canción preciosa, sí, siempre me gustó.
Me alegra que te gustara la carta, significa mucho para mí ya que salen de un rinconcito de mi corazón que de vez en cuando duele.

Un beso enorme y gracias de nuevo <3