jueves, 22 de marzo de 2012

Contado por mis gnomos de jardín (III)

-Ya estamos otra vez igual. Qué tontería, esos ojos no son tan bonitos, y esa boca, bueno ¿Qué tiene de especial esa boca? Ni siquiera es capaz de besar sus labios de una vez por todas. ¡Que lo olvide ya!
-Debería dejarlo pasar, sí, como quien se seca las gotas de lluvia de la cara. Creo que jamás se atreverán a dar un paso. Jamás serán capaces de cruzar ni una sola palabra y menos aún, mostrar sus sentimientos.
-Es posible que ni siquiera él recuerde su nombre, el nombre de ella para él es un misterio. Y para ella, bueno, para ella él es una oscuridad más que profunda y más que triste. Jamás conseguirá abrirse camino en su vida.


Los murmullos de mis gnomos cada vez se hacían más audibles. En mi cabeza sólo se oían sus vocecitas agudas y chillonas gritando y sentenciando lo que ya hace tiempo sospechaba. No confían en mí.
Mis pequeños gnomos, voces de la conciencia, dan por imposible todo intento de solución, todo camino para alcanzar el chocolate de su mirada.
Mis dulces gnomos, los saltarines y alegres gnomos que pintan mis sentimientos, agarran sus gorritos rojos y los estrujan contra su pecho con su rostro envejecido angustiado y entristecido.
No puedo evitar sonreír al verlos tan conmovidos y desilusionados, no puedo evitar emocionarme al contemplar sus diminutas caritas y sus lagrimitas recorriendo sus mejillas sonrosadas.
Sus palabras de desesperación, sus insultos y su decepción hacia él son tan palpables que llegan a doler.
En fila india se disponen a irse a dormir, con la cabeza gacha y el corazón en una mano. Se disponen así a tumbar sus pequeños cuerpos en la hierba y a descansar mirando al cielo esperando una solución en forma de gorrión, o de hoja caída o, incluso, de ráfaga de viento.
En una esquina, como cada noche antes de dormir, descansa sentado el gnomo sabio y anciano, aquel que vivió demasiado y aprendió de cada experiencia. Sentado me dice:
-No puedes rendirte. Rendirse hoy, después de tanto tiempo equivaldría a nada, a absolutamente nada. Has luchado y en varias ocasiones lo has intentado, pero has de saber que en temas como estos, todo es poco y nada es suficiente. No puedes rendirte. No debes rendirte, ni siquiera debes plantearte la opción de olvidar y borrar.
Yo te conozco bien, sí. Te conozco tan bien...Sé la angustia y el picor que sientes en los ojos cuando oyes su nombre. Sé que, si por ti fuera, volverías a empezar de cero, pero sabes que es imposible, que siempre queda el recuero detrás, como un fantasma hambriento en busca de nostalgia insana.
Sé que no te comprendes ni a ti misma, sé que siempre que sales a la calle le buscas y que, de vez en cuando, te pierdes con sus fotografías.
Sé que sabes que ya lo has perdido, que ya es más que imposible enternecer su corazón. Sé que sabes que no te quiere, que no te querrá, que ni siquiera recuerda tu verde mirada.
Sé que sientes pena, que te duele, que en el fondo sufres. Sé que necesitas abrazos y que nosotros, gnomos de jardín y guardianes de la conciencia, somos los únicos que podemos ayudarte.
Sé que sabes todo esto.
Ahora dime ¿De qué sirve rendirse cuando ya está todo perdido?


Ahora el gnomo sabio también duerme y el silencio se apodera de mi mente.

6 comentarios:

María Hojas De Papel dijo...

Es precioso... Me he sentido identificada.Uno de tus textos era lo que necesitaba para alegrar un poco el día... Por ejemplo,hay frases que me han encantado *-* ``Todo es poco y nada es suficiente´´``Sé que sabes que ya los has perdido,que ya es más que imposible enternecer su corazón´´ ``¿De qué sirve rendirse cuando ya está todo perdido?´´ Es perfecta, la forma en que describes como se siente la protagonista,cada sentimiento, narrado de tal manera... Es imposible que no guste :3 Espero que algún día publiques algo, porque hay ``libros´´ publicados que no le llegan a cualquiera de tus textos a la suela de los zapatos...
Bueno,pues creo que ya lo dije todo...
Ah,no,espera ¡un besazo y nunca dejes de escribir!

Elise dijo...

¡Oh!<3 Muchas gracias por tu comentario, me hizo mucha mucha ilusión y me alegra un montón que te gustara la entrada y en concreto esas partes, ya que son las que más significado guardan para mí. ^.^

¡Un besazo para ti también y gracias por tu apoyo! :D
<3!

Lausaver dijo...

Me encanta, es genial la manera que relacionas a los gnomos contigo, como una especie de conciencia.
‘’Rendirse hoy después de tanto tiempo equivaldría a nada’’
Siempre hay alguna frase que me llega, pero es difícil, porque me llega todo *_*

Elise dijo...

¡Gracias pro tu comentario, muchas gracias! <3

Lilii dijo...

No sé que puedo decirte, mas que está perfecto, esas frases, esas maneras que tienes de implicar al lector y hacerlo recordar cosas imposibles que él también deseó...
Me encanta, amo tus textos...
¿Has pensado en presentarlos a alguna editorial que busque eso? Relatos simplemente... La señorita Rock and Roll, mi preferida, las Cartas jamás enviadas y Tus gnomos podrían hacerse grandes :D
¡Ten por seguro que yo mataría por comprarlo! Jajaja
Muchas gracias por escribir Elise, me encantan tus textos :D

Elise dijo...

Gracias Lilii, muchas gracias. Me encantan tus comentarios, me dan mucha fuerza para seguir escribiendo : )
Sí, sí lo pensé y algún día me gustaría hacerlo. ^^

Un beso enorme y GRACIAS <3