lunes, 26 de marzo de 2012

Y sonríe como en aquel Diciembre.

Yo sé que cuando pasea por las calles de la fría ciudad que vela su sueño siente pena. Siente pena, pero no de esa pena que quema el corazón y lo convierte en simples y grises cenizas, siente la pena de haber hecho sufrir a un corazón inocente.
Yo sé que él pasea a menudo. Lo hace con frecuencia porque cree que así el viento peinará sus heridas y logrará derretir el arrepentimiento que guarda en su corazón de melocotón. Porque sí, su corazón es grande y tierno. En él guarda bondad y alegría contagiosa, cachitos de fresas azucaradas y onzas de chocolate con leche.
En su corazón guarda muchas cosas y ninguna de ellas es mala, pero sus palabras seguras y su impecable sonrisa son capaces de romper corazones como quien casca una nuez.
Sus pasos son torpes y ágiles, cuando pasea parece crear vida con sus pies y no es consciente de que lo que hace es tan encantador que duele. Yo creo que pretende escribir poesía con sus pasos, pero sinceramente, con intentar borrar sus Febreros y sus Noviembres de mi mente ya tengo más que suficiente.
Siempre que camina durante el día mira al cielo. Supongo que espera una respuesta en forma de nube porque cuando camina por la noche sólo mira al suelo con cara de pena. Las nubes no se ven con tanta facilidad, claro.
Cuando le veo a lo lejos, me recuerda a alguna especie de poeta retirado, de esos que se enorgullecen de haber escrito poemas con sólo dos versos, sin rima y de llamarlo arte mientras toman un café corto de leche con mucho azúcar. Es extraño porque a veces creo que canta a la vez que camina, pero supongo que son imaginaciones mías y que no es más que el sonido de las palabras bellas que se escapan de sus labios difuminadas con el humo de su cigarro.
A veces creo que le olvido mientras se aleja, pero no es cierto porque siempre vuelve, vuelve con su risa apagada y un par de canciones enredadas en su cabellos y sonríe.


Y sonríe como aquel Junio, como aquella noche de Diciembre.

8 comentarios:

Lausaver dijo...

Cachitos de fresas azucaradas, onzas de chocolate…¿Tú qué quieres? , ¡que tengo hambre!, jaja me haces sufrir.
Me gusta mucho ^.^ como siempre, me recordó a mí, me gusta el café con mucho azúcar, vamos que es azúcar con café, en vez de café con azúcar.
Sigue así.

Adriana. dijo...

DIOOOOOOOOOOOOOOOOS................. SIN PALABRAS.

María Hojas De Papel dijo...

Es genial,como siempre *-*

Elise dijo...

¡Muchas gracias chicas, gracias de verdad! <33

Walking Disaster. dijo...

Y como siempre, me encanta. <3

Elise dijo...

Gracias ^.^
<3

Someone to hear your prayers, someone who cares. dijo...

Genial ojos verdes, compleja y calculadamente genial.

Hug<3

Elise dijo...

Gracias, muchas gracias por pasarte. Ya sabes que tus comentarios siempre son bienvenidos : )

Un beso <3