jueves, 29 de marzo de 2012

Ni los cigarrillos ni las aspirinas pueden curar el dolor del recuerdo.

Llevaba puesto un bonito vestido negro que se quitó con bruscos movimientos, llantos y gruñidos y que azotó al suelo con el ceño fruncido. Se arremolinó en la cama deshecha desde el último jueves y escondió su cara en un cojín que todavía olía a champú. Su cuerpo desnudo, tan sólo cubierto por su ropa interior permanecía quieto y de vez en cuando se sacudía debido a los sollozos que se ahogaban con las sábanas y la comodidad de aquel viejo cojín que todavía olía a champú.
Era de noche y estaba sola en casa. Afuera, en la calle, se respiraba olor a noche, a fiesta, a juventud y a ráfaga de viento, pero ella estaba cansada y rota y lo único que quería era dormir por siempre y no despertar jamás. Lo único que quería era desaparecer.
Ladeó la cabeza sobre el cojín para poder respirar mejor y al contemplar su cuerpo desnudo emitió un quejido. Ella pensaba que su cuerpo era horrible. Ella creía que poseía un cuerpo feo porque su vientre no era plano y porque sus brazos eran demasiado carnosos. Ella creía que sus piernas cortas y sus tobillos anchos jamás enamorarían a nadie. Ella estaba tan equivocada...
Suspiró cansada y cogió la cajetilla de tabaco que descansaba escondida en un cajón de su mesita de noche. Se incorporó y cruzó sus desnudas piernas, quedando sentada sobre sus sábanas olor tristeza y desamor. Encendió el primer cigarrillo y empezó a fumar. A ella no le gustaba el olor del tabaco ni el picor en la lengua cuando el humo te llena la boca. Tampoco le gustaba la tos que le producía la primera calada ni la sensación seca en la garganta después de fumar, pero sí le gustaba sentirse más cerca de él a través de un cigarrillo.
Las lágrimas ya no inundaban sus ojos pero el dolor se había quedado prendado de sus cortas y negras pestañas. Había sido una noche horriblemente triste y desesperante. Todavía recordaba cada milímetro de él, como si su cuerpo hubiera sido fotografiado por su mirada y jamás pudiera olvidarle.
También recordaba a su acompañante, aquella chica alta y delgada vestida de esa manera tan atrayente y sensual. Ella jamás se parecería a ella, su cuerpo jamás sería tan espectacular ni siquiera con vestidos como el que esa noche había llevado puesto.
Cerró los ojos y expulsó el humo de su cigarrillo con otro suspiro melancólico que le volvió a llenar los ojos de lágrimas ardientes y de recuerdos demasiado vivos.
Odiaba que ocurriera eso, lo odiaba profundamente.


Ojalá las aspirinas aliviaran algo más que el dolor de cabeza y los recuerdos se pudieran olvidar, esos recuerdos que todavía huelen a champú.

8 comentarios:

Adriana. dijo...

Y de nuevo.. me has dejado con la piel de gallina. ¿Como escribes tan bien? De verdad, te admiro.
Un beso guapi, y sigue a sí. ♥

María Hojas De Papel dijo...

Perfecto,como siempre ^^

Lausaver dijo...

Este texto me ha llevado a otro sitio, a un pasado no muy lejano, me recuerda mucho a mis momentos de tristeza, y ese olor a noche de verano...cuanto lo extraño.
Me encanta muchísimas gracias por escribirlo de verdad, no sé como agradecerlo.

Elise dijo...

¡GRACIAS! <3

Isen Blogger dijo...

Creo que todos compartimos un poco la misma sensación al leer esta entrada; piel de gallina ami también... Escribes de maravilla y te expresas como un libro BIEN ABIERTO :), continuaré leyendo tus otras entradas antiguas ¿vale?.

Atte: Isen Blogger

Elise dijo...

Gracias, me alegro que te gustara : )

Un beso, gracias por pasarte <3

Lilii dijo...

Elise, la entrada como siempre perfecta, hermosa y especial ^^
Por lo demás te digo que me he llevado un shock al no ver al pingüino en la esquina derecha! jajaja
Ahora me parece raro y extraño, pero supongo que me acostumbraré. Solo es mi opinión claro, pero yo lo prefería de la otra manera :$
Un beso, y sigue haciendo de estas entradas que me emocionan :D

Elise dijo...

Lilii, gracias por pasarte, como siempre :D
Uff, lo peor del cambio para mí también fue quitar al pingüino Thomas, creo que incluso lo volveré a poner abajo del todo Jajaja
Sé que ahora está extraño (a mí me parece, incluso, que está soso) pero este cambio le da un toque más serio al blog (al menos desde mi punto de vista).

Un beso enorme Lilii y gracias por tu opinión, yo la tengo en cuenta <3