sábado, 19 de noviembre de 2011

La Señorita Rock n' Roll (VI)

Su rostro se volvió hacia ella con un brusco giro. Ella avanzó hacia él con paso titubeante mientras se secaba las estúpidas e inoportunas lágrimas. 
La Señorita Rock n' Roll tenía una manía horrible de llorar con cada momento emotivo o extraño, cuando sentía rabia, o se sentía pequeña e inofensiva. Desde luego en aquel momento lo hacía, se sentía terriblemente fuera de lugar. Deseaba ser invisible a sus ojos.
Cuando estuvo a una distancia lo suficientemente cercana como para distinguir su cara de asombro e incomodidad se detuvo. Intentó hablar pero las palabras se atascaron en su corazón, algo parecido le debía de pasar a él porque tampoco fue capaz de articular palabra.
Por ellos dos habló la camarera, que de brazos cruzados la miraba con una expresión entre enojo y sorpresa.
-¿Quién eres tú? -le preguntó con desdén. Desde luego sabía quién era, sus expresión lo hacía ver ¿acaso alguien no la conocía?
La rabia y los nervios de la Señorita no estaban para aguantar estúpidas preguntas y menos provenientes de una mujer tan vulgar e idiota.
En vez de contestar, cogió el vaso de cerveza que descansaba cerca del borracho dormido y se lo arrojó por encima.
Ella abrió la boca sorprendida y contempló sus ropas mojadas de alcohol. No sabía qué decir y abochornada se largó del local. "Estúpida ignorante, vulgar desesperada"-pensó.
En el antro ya eran uno menos y entre ellos dos reinaba un incómodo silencio sólo roto por Make you feel my love de Bob Dylan y los ronquidos del borracho.
-No tenías por qué hacerlo-dijo él por fin.- decirle quién eras hubiera sido suficiente.
-Para mí no. ¿Quién era?-preguntó ella intentando controlar el temblor de su voz.
-Una desesperada buscando amor en las esquinas de Barcelona, de todos modos, no te importa.-se colocó la chaqueta bien y se dispuso a salir por la puerta.
-Alejandro, no pensarás marcharte así como si nada ¿verdad?-inquirío con enfado y pena.
-Eso haré, tengo que llegar a casa antes de que amanezca. Tú deberías hacer lo mismo, es tarde.
-¿Tarde? ¿Es tarde? ¿Tarde para qué Alejandro? ¿Para qué demonios es tarde? ¿Para llegar a un hotel y esperar que llegue mañana para cantar la mismas canciones de nuevo? ¿Para eso es tarde?- el tono de su voz se elevó y temblaba al hacerlo.
-Eso lo deberías saber tú, no sé qué tienes que hacer. Al fin y al cabo eres la Señorita Rock n' Roll, totalmente imprevisible. Tu vida es una atracción de feria. Mañana será tu día y pasado también.
-Ya, claro.Olvidaba que mi obligación era irradiar felicidad e irme de fiesta para hacer feliz a los demás. Olvidaba que no tengo motivos para quejarme.
-Deberías estar agradecida, mucha gente desearía ser tú.-sonrió con tristeza. Sus ojos color chocolate se clavaron en los de ella por un instante y la enloquecieron como de costumbre. Eran hermosos.
-Todos, sí, menos yo.-y se acercó más a él.-¿Por qué te fuiste? ¿Por qué me abandonaste, Alejandro?
-No lo hice, jamás te abandoné. De hecho siempre te llevé conmigo a todos lados. Debes comprender que no te merezco, no soy bueno para ti.
-Me da igual, eres al único al que quiero.- y dio un paso más hacia él. Su aroma a alcohol y tabaco era inconfundible. Le hacía regresar al pasado, donde sólo existía él y una guitarra.
Rió con amargura y le acarició la mejilla dulcemente.-Debo irme, es tarde.- Abrió la puerta y se alejó en la oscuridad de la noche catalana.
Ella corrió detrás de él, no le dejaría marchar. No otra vez.
-¡Alejandro, vuelve! ¡Espera! Por favor...- al fin le alcanzó cuando ya estaba abriendo las puertas de su coche y en un susurro le pidió.-Regálame una noche más.
-No quiero dañarte más, será mejor que recurras al olvido.
-Alejandro, sólo una noche más a tu lado. Por favor, una más. Da igual lo demás, te necesito.
Él la observó con su mirada entristecida de nuevo y sonriendo con una mueca torcida le abrió la puerta del copiloto y sólo una palabra pronunció:
-Sube.


La noche era suya. 




4 comentarios:

Walking Disaster. dijo...

Precioso, otra vez. Pobre Señorita Rock & Roll... <3

Elise dijo...

<3 Gracias!

Jack Redfield dijo...

Pero qué hace? Está loca!! Majara! Irse con él? Una noche más? Eso sólo le provocará un recuerdo más que añadir a su lista de olvidos!
Pero... ¿qué digo? ¿acaso yo mismo en su misma situación no hubiese pedido (no pedí) una noche más? Pues sí lo haría (lo hice)... porque todos lo hacemos...
Esperemos que por fin la Señorita se recupere.
Un beso ^^

Elise dijo...

:) Sí, todos lo hacemos o haríamos.

Un beso <33